Dentro del racismo existen distintas ramas, todas llenas de violencia sin sentido que sin duda hay que erradicar cuanto más pronto mejor. Son principalmente tres: la xenofobia, la violencia de género y el maltrato de menores. Aunque no doy más importancia a ninguna de las tres, voy a centrarme en la violencia de género.

Si la violación de los derechos humanos afecta a los hombres y las mujeres, su impacto es diferente dependiendo del sexo del afectado. Los estudios de este tipo de violencia permiten afirmar que toda agresión realizada contra una mujer tiene alguna característica que permite identificarla como violencia de género. Esto significa que está relacionada con la desigualdad en la distribución del poder y con las relaciones entre hombres y mujeres en nuestra sociedad, porque quitan valor a lo femenino y se lo dan a lo masculino. Lo que diferencia este tipo de violencia de las otras clases es que se realiza sobre las mujeres por el simple hecho de ser mujer.

La violencia de género puede ser de distintas formas, lo que permite clasificarla dependiendo del poder del que se hace uso por parte del hombre. De esta manera, existen las siguientes clases: violación sexual, ’’asedio’’ en el trabajo y en las instituciones de educación, violencia sexual contra mujeres detenidas o presas, actos de violencia contra las mujeres ’’desarraigadas’’, tráfico de mujeres y violencia doméstica.

Las soluciones contra la violencia de género se basan en el respeto de los derechos humanos de las mujeres (que son los mismos derechos que los de cualquier persona) y en la obligación que tiene el Estado de proteger estos derechos y garantizarselos a las mujeres, porque esta es la única forma de erradicar de una vez por todas todo tipo de agresión contra una mujer.

Raúl Panadero Morales 3º A